viernes, 7 de octubre de 2011

Una gota


Una gota
Por Nykte Bustamante
@Nykte

Una gota puede ser solo una gota de agua que en conjunto con otras gotas forma un charco. Pero también una gota es un recorrido erótico y sensual que escurre por el cuerpo.


Una deliciosa gota, es la que escurre por la botella. El hecho es que la gota siempre describe un recorrido zigzagueante y tortuoso, dejando agua y tomando agua de las gotas que se encuentran dispersas a su paso. Una gota es un pedazo de historia que se discurre por múltiples espacios.

Sentir una gota, una sola gota en tu cuerpo, puede representar muchas cosas: el placer más pleno, el dolor más profundo, la autonomía y libertad más intensa, en fin. Una gota puede cambiar el destino de un pueblo.

La gota más estremecedora y dichosa, ha sido el llanto de mis pequeños al nacer. Otra de las gotas más deleitosas, es la del vino tan rico que me tomo ahora. Las gotas pueden cambiar destinos. A veces me pregunto, ¿Qué hubiera pasado si en vez de hacerme la fuerte, me hubiera dejado ver llorar en su momento?

Una sola gota, tal vez es “solo una gota” pero un conjunto de gotas, pueden formar un huracán que arrasa ciudades enteras, destruyéndolas, dirigiéndolas a un fin aparente.

Fácilmente podemos tomar una gota en nuestras manos, pero nuestro cuerpo pronto la desaparecerá, como si la bebiera. Es fantástico imaginar las gotas del amor que amo, cuando estas escurren por mi cuerpo, bebiéndolo, no solo por dentro de mí, sino también con los poros de mi cuerpo, que lo absorben, como si quisiesen guardar memoria de su presencia, dentro de mi sangre.

Una gota, una deleitosa gota de agua, cuando la boca se seca, una sola gota no sacia mi sed, pero la refresca, recorriendo cada espacio posible de mi, lo curioso es que despierta más mi sed.

Y que decir cuando una rica gota de mar cae en mi rostro, entonces, cierro los ojos y puedo casi sentir tus labios recorriendo los míos. Puedo imaginar tu mano en la mía, mi cuerpo sudando por la maravillosa caminata y tu mano... te imagino viendo mi rostro, incrédulo por estar a mi lado, con ese dulce amor y esa maravillosa mirada que solo un par de veces he visto de cerca.

Y así, cada gota de mis lágrimas que han marcado tantos y tantos cambios en mi vida. Una sola gota de llanto, veces de frustración, a veces de dolor profundo y otras de ese maravilloso éxtasis que da, apreciar un bello paisaje repleto de sol.

Los dejo entre las gotas que discurren de mi pensamiento y me voy a imaginar sentir entre mis manos las gotas de tu sudor en tu espalda, mientras mi cuerpo humedecido se estremece y mi miente, mis sueños, mis deseos y todo mi ser, parten a ese universo maravilloso que empieza con un dulce beso.




¡Descubre tu ser de Luz que llevas dentro!

2 comentarios :